Para que los importantes trabajos diarios que se efectúan en los laboratorios de las universidades, industrias o centros de control de calidad adquieran una exactitud plena, es necesario que los implementos relacionados con la medición estén siempre bien mantenidos y en perfecto estado, de modo tal que puedan ofrecer referencias exactas a la hora de medir. Por eso es tan importante que periódicamente se verifique el estado de los instrumentos y se controle su funcionamiento basándose en determinadas pautas referenciales, y que por ejemplo entre otras tareas de control se proceda a la calibración de los aparatos conocidos como vacuómetros.

Cabe consignar que los vacuómetros son instrumentos que se usan para medir la presión en un contexto muy particular, esto es, cuando el nivel de la misma (es decir, de la presión) es menor que el de la atmósfera. Esto es lo mismo que decir que estos dispositivos miden de alguna manera el vacío, algo muy importante para la áreas de investigación y desarrollo, y para distintas industrias en las cuales muchas veces se trabaja bajo condiciones precisamente de vacío. De allí que resulte tan importante contar con un dispositivo de esta naturaleza, que sirva para controlar y medir presión en esas circunstancias. Pero claro, para que los resultados resulten válidos y precisos, es necesario tener una adecuada política de mantenimiento para los instrumentos, siguiendo las pautas de las normas internacionales que indican cuáles son las mejores prácticas en este sentido (en este caso esta normativa sería la ISO 17025).

A todas luces la calibración de los vacuómetros es clave en este contexto de cuidado del instrumental, para asegurarse que ofrezcan valores auténticos y confiables de la manera en que la presión “cae” en un entorno determinado.

Estos instrumentos denominados vacuómetros cuentan con una serie de sensores capaces de medir con notable precisión los valores de presión, sin importar qué tipo de gas sea el involucrado. Se trata de equipos muy estables, cuyo funcionamiento tiene bastante independencia de la temperatura ambiental. Por ejemplo, estos instrumentos pueden ayudar a detectar eventuales fugas de gases en motores, con lo cual es importante tener un aceitado mecanismo de mantenimiento de estos equipos, en el cual la calibración de vacuómetros sea política corriente, a fin de que puedan alertar entre otras cosas sobre potenciales situaciones de pérdidas.

Servicio de Calibración de Vacuómetros en Argentina

Si bien existen diferentes tipos de vacuómetros –los hay conectables a manómetros, los hay en forma de U, los hay portables, etc.-, como tema general estos instrumentos se encargan de medir presiones en contextos de vacio, y tienen amplia utilización en investigaciones técnicas y científicas, además de a nivel industrial.

Este instrumento, que fuera inventado por el químico de origen británico Herbert McLeod en 1874, ha evolucionado de manera sustancial. Y aunque aún existen modelo analógicos que ofrece resultados fantásticos, actualmente estos equipos, como casi todo el instrumental de laboratorio, están migrando hacia versiones digitales o electrónicas, de muy elevada precisión y operativamente muy amigables.

Usted puede dejar la calibración de los vacuómetros tanto electrónicos o digitales, como analógicos, en manos expertas como son las de Zwei Ingeniería. Con nuestro servicio de mantenimiento trazable y sujeto a las más avanzadas normas de buenas prácticas, usted podrá estar plenamente seguro de que los valores que ofrecen estos instrumentos a la hora de medir presión en situaciones de vacío, son realmente exactas.

Es preciso en cuenta que para trabajar en sintonía con un determinado circuito de calidad, hace falta proceder a la calibración de vacuómetros, tarea que por otra parte debe encargarse a laboratorios debidamente certificados como es el caso de Zwei Ingeniería, que le ofrecerá procedimientos trazables y conformes a normas ISO.

¡Contáctese con nosotros para que podamos aconsejarle e indicarle los pasos a seguir para que podamos ofrecerle el mejor servicio de calibración de vacuómetros!